El asesinato de la joven madre, María del Rosario Saucedo Pizarro, engrosó la lista de mujeres víctimas de la violencia y es uno de los 650 crímenes cometidos contra mujeres en los últimos cinco años. Sin embargo, según data proporcionada por Radio Programas del Perú, basándose en el INPE, de estos 650 crímenes, solo una persona purga cadena perpetua actualmente, 210 están sentenciados con cárcel y más de la mitad saldrá libre en menos de quince años.

Es más, si queremos ser más precisos, debemos decir que 108 tienen penas desde 15 años hasta cinco años. De los cuales siete presos tienen sentencias hasta de cinco años de pena privativa de la libertad, mientras que otros 30 tienen condenas de entre cinco hasta diez años; y 71, de entre diez y 15 años. Si analizamos los datos, hay dos puntos que deben causar preocupación, y es que en corto tiempo, más de 100 acusados de feminicidio estarán libres por las calles, poniendo en riesgo la vida de muchas mujeres, porque la atención sicológica no está garantizada.

Y segundo, con qué criterios se le impusieron las condenas a estas personas. Pues, la lista de casos injustos crece cuando hablamos de tentativas de feminicidio, ya que entre el 2013 y el 2018, han sido 1270 casos, de los cuales solo 126 fueron sentenciados y 223 siguen procesados en prisión preventiva.

Lamentablemente, hasta antes del 29 de agosto existían beneficios procesales como la confesión sincera o terminación anticipada que permitieron que todos estos asesinos y agresores de mujeres tengan penas benignas que no resultan justas para las familias, pero sobre todo para los niños que quedaron huérfanos.

Karina Miranda

Karina Miranda