Como era de esperarse, la presidencia de la Mesa Directiva recayó nuevamente en la bancada fujimorista, en la persona del congresista Daniel Salaverry, cuya lista se impuso a la propuesta encabezada por Víctor Andrés García Belaunde.

Así, el Congreso sigue ‘tomado’ por los fujimoristas, que al parecer no pierden su estilo, pues en contra del Reglamento incluyeron en su lista a Yeni Vilcatoma, quien había renunciado a sus filas en setiembre del 2016, y de la cual se fue criticando la “dictadura de la mayoría”.

Así un Congreso con un alto nivel de desaprobación vuelve a estar por tercera vez en manos de la mayoría fujimorista, en esta ocasión a la cabeza de Daniel Salaverry, quien esperamos que esté a la altura de las circunstancias sobre todo en los actuales momentos que el país requiere de la unidad del Congreso para que cumpliendo con su función de legisladores contribuyan a la gran reforma del sistema judicial.

Los vídeos de la verguenza que han puesto al descubierto toda la podredumbre del sistema judicial ha despertado la indignación de todo un país que se ha expresado en las calles de manera espontánea, por lo que ahora los fujimoristas tendrán que hilar muy fino para no exacerbar más el repudio y la indignación.

Es momento de que una vez dejen de lado sus intereses políticos y apoyen las iniciativas del Ejecutivo no solo para acabar con la corrupción sino para reactivar el país que se desangra no solo por jueces y fiscales corruptos sino también por la inseguridad ciudadana que sigue siendo un tema pendiente en la agenda nacional.

Karina Miranda

Karina Miranda