La población no perdona. Y es que a pocas semanas para que culmine la gestión del alcalde Oscar Miranda y su plana de regidores, las críticas no se han dejado esperar respecto a la función que han cumplido los concejales, la misma que en opinión de los dirigentes vecinales ha sido deficiente, al punto que incluso algunos han pasado como unos ‘ilustres’ desconocidos para los piuranos.

Y razón no les falta, pues si hacemos un balance de la labor de los regidores, la mayoría solo se ha dedicado a sus asuntos personales y a aparecer de vez en cuando en los medios de comunicación criticando al alcalde, pero sin ningún trabajo efectivo en beneficio de la población. Para los dirigentes, estos señores ‘no se han ensuciado los zapatos para llegar hasta los asentamientos a realizar una fiscalización de las obras’.

Sin embargo cuando estuvieron en campaña sí llegaron, pero luego ya con sus dietas aseguradas, se olvidaron de aquellos que les dieron el voto y les confiaron de alguna manera la representatividad para que trabajen por todos los sectores, especialmente los más vulnerables.

Esperemos que el nuevo alcalde y su plancha de regidores den la talla que la población está exigiendo para que trabajen todos juntos por un solo objetivo que es buscar el desarrollo de la provincia y de sus distritos, ayudando para que se pueda dar solución a los problemas más urgentes como son el congestionado Complejo de Mercados, el caos del transporte, entre los principales. El reto es grande.

Karina Miranda

Karina Miranda