La falta de autoridad en Piura ha hecho que poco a poco los comerciantes ambulantes del Mercado de Piura, se sientan dueños no solo de las vías, sino de la seguridad y la vida de las personas que a diario concurren a este centro de abastos para hacer sus compras del día.

Eso lo demuestran los continuos enfrentamientos con el personal municipal, y el viernes sobre todo con la gresca ocasionada con el personal de Sucamec, por el decomiso de 90 kilos de productos pirotécnicos que se expenden a vista y paciencia de todo el mundo, cuando todos sabemos que no está permitido por la inseguridad y el riesgo que genera.

Pese a ello, los ambulantes, desde las fechas precedentes a la Navidad han copado varios sectores del Mercado, incluida la vereda alta tratando de vender, mamaratas, cohetecillos, rascapié, rata blanca, tronador, cohetón, cohetecillo, cohete rojo, jala pita, entre otros más, que de no ser decomisados pudieron haber provocado una gran tragedia con víctimas humanas.

Sin embargo, este riesgo no es percibido por los ambulantes, quienes buscan vender a como de lugar estos productos, que en las manos de un niño puede ser letal.

Sin embargo, y como es bastante conocido, es muy probable que pese a la advertencia de los operativos, los desafiantes vendedores continúen vendiendo estos productos, es por ello que la Sucamec debe mantenerse alerta y aplicar las debidas multas o sanciones, entre las cuales figura hasta la pena máxima de 8 años de cárcel.

La única manera de que el comercio informal e ilegal entienda el peligro, que generan, y que existen normas y deben ser respetadas, es aplicando el principio de autoridad

Karina Miranda

Karina Miranda