Desde agosto de este año, la Dirección Regional de Salud, espera del Gobierno Central un presupuesto de 3 millones de soles para combatir y prevenir un posible brote del dengue, sin embargo a la fecha no se ha dado ninguna respuesta, con lo cual los piuranos nos encontramos a expensas de lo que pudiera pasar, sobre todo ahora que existe una amenaza de lluvias, el servicio del agua sigue siendo deficiente y el calor se incrementa día a día.

Afortunadamente a la fecha los casos no se han incrementado, y se podría decir que estamos en una situación estable, con 239 casos confirmados -sin registro de crecimiento- y 925 aún como probables. Sin embargo, lo que preocupa, es que teniendo en cuenta las condiciones que se nos vienen la situación se complique y de un momento a otro nos veamos en un panorama complejo y porqué no decirlo ante una epidemia.

Y es que solo en Piura, distrito, existen aproximadamente 12 ‘puntos calientes’, es decir 12 zonas de riesgo, sobre todo porque no cuentan con los servicios básicos apropiados, especialmente el del agua potable, esto sumado al hecho que no se cuenta con presupuesto complica y agrava el panorama.

Sobre todo porque, si bien es cierto la Diresa está cubriendo el gasto de inspectores con los saldos, esto solo les permite contratar la mitad de personal que se requiere para sensibilizar, abatizar y fumigar, puesto que el número ideal de personal es de 500 inspectores para todo Piura, pero ahora solo se trabaja con 200.

Por otro lado, sin una estrategia bien trabajada de prevención, las posibilidades de que podamos hacerle frente a un brote o epidemia resultan nulas o insuficientes, solo se podría paliar las muertes, curar pacientes y fumigar improvisadamente, pero al parecer esto no ha entendido el nuevo Gobierno.

Karina Miranda

Karina Miranda