Durante la campaña electoral anterior varias autoridades locales tomaron el tema de Seguridad Ciudadana como su ‘banderita’ proselitista, prometieron el ‘oro y el moro’ asegurando que realizarían gestiones y destinarían presupuestos para garantizar las estrategias desde el Serenazgo y así contribuir con el plan de seguridad de la mano con la Policía Nacional del Perú.

Sin embargo, a pocos meses de dejar sus cargos a algunas autoridades parece que se les olvidó su prioridad y solo estarían dejando pasar el tiempo, pese a que la población paga por el servicio del Serenazgo tan necesario en estos tiempos donde el hampa sigue ganando terreno.

En el caso de la Municipalidad Provincial de Piura, el Serenazgo sigue trabajando con solo 90 agentes, 20 por turno teniendo en cuenta los descansos y vacaciones del personal, por lo que no existe el personal necesario para cubrir dos servicios tan importantes como el monitoreo del sistema de videovigilancia y patrullaje integrado. Ni qué decir de los Puestos de Auxilio Rápido (PAR), hoy convertidos en ‘elefantes blancos’ por falta de personal.

El tema es similar en la municipalidad de Castilla y Veintiséis de Octubre, donde la falta de personal sigue siendo una constante que está afectando el servicio de patrullaje y el funcionamiento también de los PAR.
Así que esperamos que las autoridades se pongan las pilas y no se ‘duerman en sus laureles’ argumentando que no cuentan con recursos para contratar personal porque si fuera así ¿dónde quedó su capacidad de gestión? Los piuranos ya estamos cansados de tantas excusas con las cuales solo buscan cubrir su ineptitud para afrontar los problemas.

Karina Miranda

Karina Miranda