El nuevo año ha comenzado con un doloroso escenario, pero ya acostumbrado en estos meses de verano. Dos personas fallecidas en las aguas del río Piura, y un menor arrastrado por la corriente en la playa Cangrejos, unos días antes de iniciarse el 2019.

En el caso de los dos ahogados en el río, se trata de un obrero de construcciones metálicas de Trujillo, quien ingresó a darse un chapuzón con sus amigos, mientras que en el otro, la víctima es un menor de 16 años, quien en peligroso juego con sus amigos intentaba cruzar el río desde el lado de Castilla a Piura, sin presagiar lo que les sucedería.

Lamentablemente la terquedad e imprudencia de las personas hace que sigan desafiando a las furibundas aguas del río y a la temible represa de Los Ejidos, una peligrosa zona de bañistas que pese a las innumerables víctimas que arrastra no ha dejado de ser visitada por los piuranos.

Y como si fuera poco, hoy en día los veraneantes se ven amenazados también por esta peligrosa ameba ‘come cerebros’, que según los especialistas también se encuentra en Piura.

Esta bacteria ya afectó a una niña en Lima y si está presente en algunas playas y en la Represa de Los Ejidos, razón suficiente para que las familias tomen conciencia y prudencia al máximo en estos meses de verano en que más acuden a refrescarse a estos lugares.

Está de más exhortar a las autoridades y funcionarios de Salud a ser drásticos con las piscinas que no han pasado por el filtro necesario y que por lo tanto no son aptas al público, pues estamos hablando de una ameba altamente peligrosa, que en cuestión de días puede desencadenar la muerte.

Foto referencial

Karina Miranda

Karina Miranda