Los delincuentes siguen dejando sin vehículos a más de un centenar de conductores, sobre todo a motociclistas y mototaxistas que se han convertido en en sus favoritos para extorsionar a los propietarios y exigir una recompensa o en todo caso desmantelar los vehículos para luego vender sus piezas en el mercado negro.

Justamente el jueves último y gracias al sistema de GPS de un trimóvil robado la Policía pudo llegar hasta una guarida en Narihualá y desbaratar un clan familiar que se transportaba desde el distrito de Catacaos hasta Piura, Castilla y Veintiséis de Octubre para robar vehículos menores.

Sin embargo, las estadísticas son preocupantes en este tema. Según cifras de la Deprove-Piura, entre enero a noviembre del 2017 fueron robados un total de 1,014 vehículos en Piura, Sechura, Morropón; de los cuales 173 robos fueron perpetrados con violencia; es decir, los criminales utilizaron armas de fuego, cuchillo o han golpeado a su víctima.

En tanto, entre enero a julio del presente año la Deprove ya ha recibido más de 300 denuncias de robo de vehículos; pero lo más alarmante es que a diario se registran hasta tres denuncias, según informó el jefe de la Deprove, Segundo Gavidia Osorio.

Así que las personas deberán tomar sus propias medidas de seguridad para no ser víctimas de los ‘robamotos’ y la Policía tomar acciones firmes y más decididas para desbaratar estas bandas delictivas que bajo la extorsión y las amenazas siguen intimidando y ganando terreno en nuestra región.
Habla

Karina Miranda

Karina Miranda