Ocho policías de la Comisaría de Sullana debían detener y capturar a una banda de supuestos asaltantes, quienes horas antes habían intentado robar hasta cien mil soles de la bóveda de la financiera Edpyme Alternativa.

Sin embargo, en su lugar, atacaron hasta con 16 impactos de pistola y AKM, la camioneta de un empresario constructor, la cual manejaba su hijo; y lo más trágico, acabaron con la vida de un joven que ese día iniciaba clases por primera vez en la Universidad Los Ángeles de Chimbote.

Hoy, tras este hecho, los agentes han puesto en peligro su carrera y hasta su libertad, pues un revelador vídeo los pone en evidencia y podrían ser procesados por tres delitos: abuso de autoridad, homicidio calificado y ejecución extrajudicial. No es la primera vez que la institución policial se ve envuelta en una situación como ésta, donde se les acusa de atacar a mansalva el supuesto objetivo, y atropellar los derechos de los ciudadanos.

Lamentablemente, hay muchos que conciben la profesión policial como una forma de ostentar poder frente al común de los ciudadanos, es por ello que malos efectivos usan el uniforme como un signo de superioridad, lo cual genera hechos como el ocurrido en el óvalo Turicarami, o como el de las ejecuciones extrajudiciales en la Urb. Los Bancarios

Sin duda alguna, es necesario hacer una investigación exhaustiva y profunda sobre lo sucedido el lunes 9 a la 1:00 a.m., y sancionar a los responsables, pues se trata del asesinato de un adolescente, hecho que no necesita la justificación absurda de que fue un error o equivocación, pues resulta imperdonable para cualquier madre, perder a su hijo en un ataque de esta naturaleza.

Karina Miranda

Karina Miranda