Las lluvias causaron crecidas excepcionales, deslizamientos de tierra e inundaciones, dejando atrapados a numerosos habitantes.

Las violentas lluvias caídas en el oeste de Japón durante los últimos días dejaron al menos 75 muertos, según un balance oficial de este lunes, mientras continúan las operaciones de rescate.

Los socorristas japoneses luchaban contrarreloj este domingo por rescatar a las personas afectadas por las inundaciones que provocaron unas lluvias excepcionales que siguen golpeando una parte del oeste del país.

Japón

“Los rescates, salvar vidas y las evacuaciones están en una carrera contrarreloj”, declaró Shinzo Abe durante una reunión de crisis en Tokio con los principales ministros de Japón, mientras que el portavoz del gobierno también anunció la desaparición de varias personas.

La cadena pública NHK dio un balance aún mayor, de 68 muertos y 56 desaparecidos.

Un centenar de habitantes de las regiones más afectadas resultaron heridos, según informó la Agencia de Gestión de Incendios y Catástrofes Naturales.

Japón

El estado de alerta máxima se levantó en todas partes pero se mantienen las advertencias.

En la ciudad de Mihara, cerca de Hiroshima, Japón, la lluvia paró el domingo en la tarde y los habitantes empezaron a constatar la magnitud del desastre.

Masanori Hiramoto, de 68 años, se quedó sin palabras al ver el estado de su vivienda. “No sé ni por dónde comenzar la limpieza”, dijo a la AFP este agricultor de esta localidad donde se cultiva arroz.

Japón

Fábricas paradas

Decenas de casas quedaron parcial o totalmente destruidas por las aguas.

Las lluvias superaron un metro en 72 horas en varias regiones. La agencia de meteorología estimó que niveles como estos no se habían alcanzado en varias décadas y calificó estas lluvias de “terribles” advirtiendo que se extenderán hasta el domingo.

Las fábricas (Panasonic, Mitsubishi Motors, Mazda) se vieron obligadas a detener sus cadenas de producción en la región al igual que las empresas servicios como Amazon.

Japón