Un escándalo ha sacudido las esferas políticas de la región, sobre todo porque esta vez la red criminal que la Policía ha logrado desbaratar estaba presuntamente liderada por una alcaldesa electa, quien se desempeñaba como funcionaria pública en la Municipalidad de Lobitos.

María Chapilliquén Cruz, jefa del área de Abastecimiento de dicha comuna, fue detenida la madrugada de ayer, sindicada de ser una de las cabecillas de la banda ‘Los lobiteños de la corrupción’, que se habría dedicado a desviar dinero del Estado en trabajos de mantenimiento con contratos realizados con empresas fantasmas; este delito se habría cometido desde el año 2015, y por ello se habrían apoderado de aproximadamente 4 millones de soles en servicios fantasma.

Pero no solo eso, sino que otros funcionarios involucrados, así como la jefa del área de Abastecimiento habrían realizado contratos con sus propias familias, quienes aparecían como los proveedores con montos de hasta 3 millones de soles. Curiosamente, esta misma funcionaria capturada en el megaoperativo, el pasado mes de noviembre recibió su credencial como alcaldesa y juró durante la ceremonia que su gobierno sería “Cero Corrupción”, trillada promesa que hoy en día es pronunciada por más de un candidato. Esperamos que, tras las 72 horas de detención preliminar que tienen los capturados, la Fiscalía logre recoger las pruebas necesarias que permitan sustentar el pedido de una prisión efectiva para los capturados.

De igual forma, que este tipo de investigaciones de oficio se extiendan a las distintas municipalidades, pues estamos seguros que los ‘lobos de la corrupción’ se multiplican y permanecen enquistados en las distintas instituciones públicas.

Karina Miranda

Karina Miranda