Tras el escándalo de los audios que involucran a representantes de la Corte Superior del Callao y del Consejo Nacional de la Magistratura, el presidente de la República ha anunciado la conformación de una Comisión de Reforma del Poder Judicial, la cual estará encabezada por él, e integrada por el Premier César Villanueva y el ministro del Poder Judicial, Salvador Heresi.

La misión, se presenta altamente compleja y ‘sobrenatural’, pues lamentablemente lograr arrancar de raíz la telaraña de corrupción que se teje entre los diversos estamentos de esta entidad, no es tarea fácil, y para muchos resulta ser una quimera en estos tiempos.

Sin embargo, no hacer nada tampoco es una solución, pero lo que debe tenerse en cuenta y rescatarse, es que este mal no tiene su naturaleza u origen en la institución, se origina en las personas que la conforman, por lo tanto no solo nos quedemos en un Comité que establezca reestructuraciones orgánicas, sino que establezca un plan de trabajo a todo nivel.

La importancia de la formación de los profesionales que conforman el Poder Judicial es básica, y en esto tienen mucho que ver las instituciones universitarias. ¿Necesitamos un cambio inmediato? Sí, entonces comencemos por sacar las manzanas podridas y establezcamos un precedente con sanciones drásticas.

Hagamos también una reforma y modificación normativa, pero a la par también trabajemos y reforcemos la formación del futuro profesional desde las aulas universitarias. No queremos solo ‘ratones de biblioteca’, o memoristascon los más altos promedios, formemos seres humanos con valores, virtudes y un alto concepto de lo que es la ética en el ejercicio profesional.

Karina Miranda

Karina Miranda