Los Ángeles. Un hombre armado mató a 12 personas, incluyendo un policía, al abrir fuego la noche del miércoles en un bar abarrotado de estudiantes en la localidad de Thousand Oaks, en CaliforniaEstados Unidos, informaron hoy las autoridades estadounidenses.

Ian David Long, de 28 años es sindicado como el supuesto autor del tiroteo, según informó la cadena NBC que cita a fuentes policiales, también fue encontrado muerto en el interior del bar Borderline, donde comenzó el incidente en torno a las 23:20 hora local del miércoles.

Al menos otras 12 personas resultaron heridas, informó a los medios Geoff Dean, el sheriff del condado de Ventura, donde se encuentra el local, y añadió que su “número dos” es uno de los fallecidos.

Minutos de terror

Según las autoridades, el tiroteo provocó una estampida de cientos de asistentes a la noche de baile y llevó a algunos a utilizar los taburetes de bar para romper las ventanas en su afán de escapar.

Entre los fallecidos estaban 11 personas que se encontraban dentro del bar, el pistolero y un sargento que fue el primer agente en entrar al lugar de los hechos, señaló Geoff Dean.

“La de ahí dentro es una escena horrible”, dijo Dean en una conferencia de prensa en el estacionamiento del Borderline Bar & Grill. “Hay sangre por todas partes”.

El pistolero era alto y vestía de negro con una capucha que cubría su cabeza y tapaba parcialmente su cara, según el relato que hicieron testigos del suceso a las televisoras en el lugar. Dijeron que el pistolero disparó primero a una persona que trabajaba en la entrada del local y después abrió fuego sobre la multitud de una forma que parecía aleatoria.

Para cuando los efectivos policiales ingresaron  en el bar de nuevo, los disparos habían cesado. Encontraron los cuerpos sin vida de 12 personas, incluido el del pistolero. Dean señaló que no estaban claras las circunstancias de la muerte del atacante y que se desconocían su identidad y motivación.

El ataque

Según la página web del Borderline, el miércoles se ofrecían lecciones de pasodoble country durante la noche universitaria semanal.

Cuando entró el pistolero, la gente gritó y se dispersaron por las esquinas del bar, mientras que algunos lanzaron taburetes de la barra del bar a través de las ventanas y ayudaron a docenas de otros asistentes a escapar, señalaron los testigos.

Tayler Whitler, de 19 años, señaló que se encontraba en la pista de baile con sus amigas cuando vio al pistolero disparar y escuchó gritos de “agáchense”.

“Fue realmente aterrador”, dijo Whitler a la cadena KABC-TV mientras su padre la acompañaba en el estacionamiento del Borderline. “Parecía que sabía lo que estaba haciendo”.

 

Fuente: EFE / AP