Hoy se celebra el Día del Maestro a nivel nacional, un día para reflexionar sobre la función que actualmente cumplen en la sociedad, pues mientras ayer se agasajó a 50 docentes de la región por la destacada labor que cumplen, otros 20 se encuentran ‘depositados’ en la Ugel Piura, por acusaciones y denuncias de acoso y tocamientos indebidos; además de 32 más que han sido destituidos por violación y terrorismo.

Es decir, las dos caras de la moneda, por un lado el maestro que guía, orienta y forma al estudiante; y por otro lado, el que lo daña, lo perturba y afecta su desarrollo personal.

Este panorama, hace que no solo pensemos en las necesidades y carencias con las que se enfrenta un maestro hoy en día, por la falta de asistencia oportuna por parte del Gobierno, sino también en la necesidad de vigilar y monitorear el comportamiento de los docentes dentro y fuera del aula.

Los dirigentes del sector se han manifestado; y mientras unos exigen mayor presupuesto para los pagos de los docentes, otros son concientes que el mayor daño que se le puede hacer al magisterio es permitir que personajes vinculados con casos de violencia y abuso sexual permanezcan en las aulas y en contacto directo con los niños.

Evidentemente daña y afecta la tarea de los demás profesores, quienes contracorriente trabajan incansablemente con el alumnado. Por ellos, por los verdaderos maestros, es que hoy día hacemos un brindis y elevamos una oración para que continúen esforzándose en su difícil tarea de formar el futuro de la región Piura.

Karina Miranda

Karina Miranda