A pocos dias para las tradicionales Velaciones, la amenaza por un rebrote del dengue se cierne nuevamente en la región, debido a que- pese a todos los esfuerzos del sector Salud y las víctimas que ha cobrado esta mortal enfermedad- hasta ahora la población no toma conciencia de ello e insiste en llevar agua a los cementerios a sabiendas de que ello es una bomba de tiempo para la proliferación del mosquito transmisor del dengue.

De ahí que nuevamente y como todos los años, las autoridades del sector Salud se tienen que poner en alerta para coordinar con los municipios y evitar el ingreso de agua a los camposantos. Desde ya, la Dirección Regional de Salud está capacitando a los limpiadores de nicho para que no caigan en la tentación de llevar agua y así ponernos nuevamente a todos en riesgo de un brote no solo del dengue sino de Zika y Chikungunya.

No olvidemos que si bien el número de casos de dengue ha disminuido, eso no significa que debemos bajar la guardia, mucho más ahora que nuevamente se está anunciando lluvias que podrían volver a ponernos en riesgo con la proliferación del dengue y otras enfermedades transmisibles.

De ahí que la población tiene que ser consciente y no contribuir con su irresponsabilidad a crear las condiciones favorables para la reproducción del mosquito. Así que no esperemos que sean las autoridades quienes se encarguen en estas Velaciones de vigilar que no se ingrese agua, sino también la población en general, pues evitar el dengue es tarea de todos.

Karina Miranda

Karina Miranda