Conforme pasan las horas, los peregrinos aceleran el paso para llegar a tiempo a los pies del Señor Cautivo de Ayabaca. Provenientes de diferentes lugares de la región y del país, cada uno de ellos recorren el largo camino, motivados por la profunda fe al ‘Cautivito’.

Aunque un poco retrasados debido a que esperaron emitir su voto en las pasadas Elecciones Municipales y Regionales, los peregrinos de la Asociación de Hermandades de la Diócesis de Chulucanas, avanzan con mucha fe al encuentro del Cristo de las Alturas, el milagroso Cautivo de Ayabaca.

Los peregrinos de las diferentes hermandades de Chulucanas partieron el domingo en horas de la tarde cuando el sol empezaba a caer, pues el camino es largo y es mejor caminar bajo sombra para avanzar y llegar a tiempo.

“Llevo 15 años caminando hacia Ayabaca. Mi promesa es para que el Cautivo le dé siempre salud a mi padre que está un poco delicado, salud y bienestar a mis hijos y a toda mi familia. El camino es fuerte, hay mucho sol y por las noches bastante frío”. Manuel García Morales, peregrino.

“Mi promesa fue de 6 años, la hice en el año 1990, pero las bendiciones que te da el Cautivo son tantas que he decidido seguir peregrinando hasta que sea viejo y ya no pueda, gracias a Dios y la virgen Santísima no me ha pasado nada en el camino”.Hilder Alama Rentería, peregrino.