El problema del desabastecimiento de agua en varias zonas de la región, y especialmente en las que cobertura la EPS Grau, es un problema que afecta a miles y miles de usuarios.

Sin embargo, en los últimos días quienes han padecido y padecen un vía crucis son los talareños, los cuales han tenido que levantar su voz de protesta y exigir al gobernador regional una declaratoria de Emergencia sanitaria inmediatamente.

Y es que el problema ha pasado a mayores, pues la falta de un elemento tan vital como es el agua ha generado más de un problema, sobre todo en los colegios públicos y en menor medida en los particulares, ya que evidentemente los servicios higiénicos se han visto afectados.

Por ello, la última inspección realizada ha dado como resultado la identificación de algunos casos de diarreas agudas en escolares y hasta uno con hepatitis.

Pero, como decíamos al principio Talara no es el único caso, en Piura, existen varios asentamientos humanos y hasta urbanizaciones que padecen por tuberías colapsadas o por falta de agua debido a las mil restricciones del servicio.

Es por ello, que nos extraña que a las audiencias programadas para debatir una nueva tarifa hayan asistido tan pocos ciudadanos y usuarios, pues la mayoría eran funcionarios y trabajadores de la EPS Grau o de Sunass.

Aquí habría que hacer un llamado de atención primero a la Sunass por la débil convocatoria pública a dichos eventos y luego a la ciudadanía, que si bien es cierto se queja y protesta, muy pocas veces asiste a este tipo de audiencias.

Karina Miranda

Karina Miranda