Si para los peruanos, el Congreso de la República y sobre todo la bancada fujimorista es una verdadera vergüenza, para los piuranos nuestros representantes tendrían que ser la vergüenza regional, pues después de haber participado en la votación a favor del cuestionado juez César Hinostroza, ya se encuentran circulando por las redes sus nombres bajo los títulos: ‘Las geishas de Hinostroza’, e incluso ‘Los traidores de la patria’.

Pero más allá del sentido humorístico, irónico y sarcástico de las publicaciones virtuales, se encuentra la indignación de un pueblo, por el descaro con el cual los 18 congresistas fujimoristas se burlaron del país entero y blindaron a un sujeto, que no solo representa el nivel más alto de corrupción al interior del Poder Judicial, sino fácilmente podría ser el líder de la organización criminal “Los Cuellos Blancos del Puerto”.

Lamentablemente, en esa oscura lista figuran dos parlamentarios piuranos, Freddy Sarmiento y Mártires Lizana, que en vez de sobresalir por su función fiscalizadora y legislativa, ahora son parte de este grupo cómplice que le salvó la vida a este cuestionado personaje.

Pero, pareciera que últimamente los congresistas quieren seguir desacreditando su alicaida imagen, pues no contento, con esta criticable decisión de blindar a Hinostroza, Mártires Lizana, volvió a quedar mal con los piuranos al pedir que voten por Fuerza Regional, sabiendo que como congresista está prohibido, lo peor de todo es que Lizana lo minimizó y aseguró que a lo mucho le darán 4 meses de suspensión. Hechos como estos lo único que hacen es incrementar aún más la desconfianza y decepción en la clase política.

Karina Miranda

Karina Miranda