¡Víctimas no dispararon! Las cámaras de videovigilancia de un grifo ubicado a pocos metros del hecho, demuestran que la versión de los policías es falsa ya que los jóvenes no dispararon.

Los videos provenientes de las cámaras de seguridad de un grifo ubicado muy cerca al lugar donde se produjeron los hechos, serán determinantes para esclarecer la confusa intervención del personal de la Comisaría de Sullana, el cual asegura que se actuó en legítima defensa en el óvalo Turicarami, donde un joven murió de una bala en la espalda.

Sin embargo, las grabaciones vistas hasta el momento demostrarían que no es cierta la versión de los policías de actuar en legítima defensa al repeler un ataque de los jóvenes que viajaban en la camioneta doble cabina el lunes a las 1:00 de la madrugada.

Dieciséis disparos recibió el vehículo.

Las imágenes

En las imágenes se aprecia una camioneta desplazarse en dirección de Norte a Sur, desde el túnel, lo que confirmaría la versión de los jóvenes tripulantes, quienes refieren que regresaban del distrito de Marcavelica tras dejar a una amiga en su vivienda.

De un momento a otro, aparece quien sería el Tnt. PNP Darko Mendoza Rey, descargando una ráfaga de disparos aparentemente con un fusil AKM, en tanto que el patrullero de dicha dependencia recién encendía las luces de la circulina, ocasionando que el vehículo se detenga en esa zona.

En el video no se aprecia el disparo de los jóvenes.

Los disparos pudieron originar una explosión en el grifo por el combustible altamente inflamable. Posteriormente, tres policías que lo acompañaban también cercan la camioneta para enmarrocar a los tripulantes, a quienes los hicieron descender, mientras otros cuatro policías llegaban en dos motocicletas.

Se chocan

La camioneta donde iban los heridos, se desplazaba a gran velocidad y terminó chocando producto de los disparos, contra un auto que circulaba en la misma dirección, aunque sobre la vía auxiliar.

Los videos ya están en manos de los policías del DEPINCRI Sullana quienes, junto al fiscal penal Manuel Anicama Ibáñez, realizan de manera hermética las investigaciones preliminares del caso. Se conoció que a los policías se les procesaría por el presunto delito de Homicidio Calificado.

Policías son procesados por lo sucedido.

Hoy le dan el último adiós a Carlos Gabriel

En medio del profundo dolor, familiares y amigos de Carlos Gabriel Farfán Ruíz (18), el joven abatido durante la confusa intervención policial, velan sus restos en su vivienda de la cuadra siete de la calle Santa Ana de la Urb. Santa Rosa.

Ellos no aceptan aún que ‘Crudo’ como lo llamaban cariñosamente ya no estará a tan corta edad. Su mayor aspiración era convertirse en un administrador de empresas, carrera que iba a estudiar en la ULADECH. Sus familiares lo recuerdan como una persona honrada, además de muy amigable, lo que le valió ser amigo de otros cinco jóvenes con quienes disfrutaba de una tarde y noche dominical de diversión.

Hoy por la tarde sus restos mortales serán despedidos en el cementerio Jardines de la Resurrección por parte de un gran número de personas con quienes compartieron varios momentos. Sobre todo por su entrañable amigo Carlos Cunya Páucar, quien conducía la camioneta que fue baleada por policías.

Hoy es el último adiós.

Vivieron una pesadilla en el óvalo

El confuso incidente a balazos, en donde seis jóvenes fueron protagonistas en el óvalo Turicarami. Todos ellos resultaron heridos de bala, mientras que el sexto de los amigos, perdió la vida al recibir un disparo que le perforó uno de los pulmones.

En medio del recuerdo de esa fatídica madrugada, dos de ellos señalan que han vuelto a nacer luego de lo que consideran un atentado por parte de los policías, a quienes acusan de dispararles a mansalva sin ordenarles que detengan la camioneta en el que viajaban.

Ellos señalan que la noche de diversión del último domingo pudo generar una tragedia mayor, cuestionando el accionar de los agentes de la Comisaría de Sullana.

¡Nos dispararon!

“Fuimos a dejar a una amiga a Marcavelica. Al regreso nos íbamos a descansar, pero cuando hemos salido del túnel, los policías nos comenzaron a disparar. Por el Puente Viejo nos fuimos a dejar a mi amiga, pero al regreso nos venimos por el Puente Nuevo y cuando pasábamos el semáforo, nos dispararon”, dijo Néstor Baca Carrasco (26), quien sufrió la fractura del tobillo derecho.

El joven señala también que los ocupantes de la camioneta fueron víctimas de golpes y más disparos pese a estar todos rendidos, en lo que calificaron como una intervención equivocada de los custodios del orden. Estos últimos refieren que actuaron ante los disparos efectuados desde la camioneta.

¡Nos pudieron matar!

“Ya abajo rendidos, han seguido disparando. Es excesiva la intervención que nos han hecho, que nos pudieron matar. Deben darles mejores enseñanzas para no actuar así. ¿Qué hubiese pasado si todos hubiésemos muertos? Dirían que éramos delincuentes, nosotros somos sanos. Eso es negligencia por mala información”, señaló Luis Valladolid Cunya (22), herido en la mano derecha.

Ambos jóvenes, uno operario y el otro estudiante de Ingeniería, solicitan que se les aplique todo el peso de la ley a los policías que los balearon.

En el confuso incidente falleció Carlos Gabriel Farfán Ruíz (18) a causa de un balazo en la espalda que le perforó el pulmón. Sólo Néstor Baca permanece internado en la clínica Santa Rosa hasta que sea operado.
Los otros cuatro heridos fueron dados de alta mientras esperan se esclarezca hecho.

Heridos permanecieron varias horas internados.

Familiares piden severo castigo

La indignación se ha apoderado de los familiares de los seis jóvenes baleados durante la confusa intervención policial a cargo de los agentes de la Comisaría de Sullana, a quienes acusan de haberlos atacado con total ferocidad acabando con la vida de uno de ellos.

Dos días después de ocurridos los hechos en el óvalo Turicarami, decenas de familiares y amigos de las víctimas se apostaron en el frontis del Ministerio Público de Sullana para exigir al fiscal penal, Manuel Anicama Ibáñez, desarrollar una investigación severa.

“El fiscal debe investigar a estos policías por el delito de Homicidio Calificado ya que ellos actuaron con total crueldad sobre los chicos que son inocentes, y cuyo pecado era desplazarse a bordo de una camioneta que era similar a la de unos delincuentes que ellos esperaban sin tener encendidas las luces de la circulina”, exclamaron todo el grupo de pacíficos protestantes.

Los atacaron

Mientras los heridos que viajaban en la camioneta acusan a los policías de acribillarlos de manera equivocada, se pudo conocer que ante los agentes del DEPINCRI Sullana y el fiscal de turno, los procesados indicaron que escucharon dos disparos provenientes del vehículo.

El caso es considerado complejo y se encuentra a la espera de desarrollarse otras diligencias.

El personal de la USE Sullana acordonó la sede fiscal para evitar desmanes.