¿Víctimas de una estafa? Familiares denunciaron presunto engaño y ahora ancianos duermen en la calle.

Dos personas de la tercera edad denunciaron en los exteriores de la Corte Superior de Piura haber sido despojados de ocho hectáreas de terreno y haber perdido cuatro viviendas en Tambogrande a causa de una deuda de 4.000 soles a pesar de haber firmado un documento de facilidades de pago.

Rosa y Rufino Esteves, autodenominadas víctimas de este presunto atropello, afirmaron que recibieron un préstamo de la Caja Paita y dos funcionarios de la entidad encargada de las cobranzas les hicieron firmar un documento con facilidades de pago; sin embargo, el contenido real del papel expresaba que los ancianos entregaban un predio de ocho hectáreas a cambio de la deuda de 4 mil soles. Durante la diligencia mediante la cual se hizo efectivo el pago, los adultos mayores también perdieron sus viviendas quedando, literalmente, en la calle.

El abogado de la pareja de ancianos, Martín Romero, insistió en que los funcionarios, identificados como Alberto Kamahara y otro de apellido Rentería, actuaron mediante una “simulación” (estafa) para apropiarse de las pertenencias de la familia Esteves.

Hasta el momento, la entidad financiera no se ha pronunciado sobre este hecho.