Las obstetrices llevan ya seis días de huelga, los agricultores también paralizaron durante dos días exigiendo un precio justo para el mango, y ayer se sumaron los médicos del Ministerio de Salud (MINSA) acatando un paro de 48 horas convocado a nivel nacional. Y, para completar la cereza del pastel, los docentes de la región también realizaron ayer un paro preventivo de 24 horas para alertar al Gobierno Central que si no cumple con las actas de suspensión de huelga del año pasado, en marzo del 2019 se irán a un paro indefinido.

Es entendible el descontento que existe entre los médicos y los docentes, pues el Gobierno Central actualmente parece estar centrado solo en la situación mediática que se vive a raíz de todas las denuncias por presuntos actos de corrupción. Lo que percibe la mayoría es que el presidente parece haberse olvidado que hay otros problemas que también demandan de una atención prioritaria.

Si bien hay que destacar el trabajo del Ministerio de Justicia; la atención del Gobierno no tiene que girar solo en torno a ello, pues los establecimientos de salud y hospitales siguen colapsados. Igual situación de calamidad se registra en los colegios, solo por citar dos sectores que deberían ser prioritarios, pero que siguen en el abandono.

Estas paralizaciones son solo una clarinada de alerta de lo que se podría venir el próximo año; por lo que depende de la decisión política que adopte el presidente Vizcarra para cumplir con las promesas de su gobierno y dar atención prioritaria a los problemas de sectores claves como Salud y Educación.

Karina Miranda

Karina Miranda