Una joven colombiana de 16 años contó que hace  se hizo un tatuaje debajo del seno derecho mientras estaba embarazada lo que le provocó una infección. La adolescente perdió a su bebe y quedó en silla de ruedas.

Luisa Fernanda Buitrago oriunda de Monterrey, Colombia, contó que el tatuaje le costó US$13,3. En aquel se puede leer: “No me dejes caer jamás”.

La joven fue internada en un hospital de Villavicencio, Colombia, 15 días después de tener la piel marcada. El diagnóstico del médico fue que una bacteria le afectó el nervio ciático y la médula espinal.

La infección, adquirida por la falta de asepsia del lugar donde se realizó el tatuaje y en los instrumentos con los que se elaboró, le ocasionaron una pérdida de sensibilidad en las piernas.

“Empecé con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas”, contó al medio Prensa Libre Casanare.

Los médicos se dieron cuenta que tenía una infección en toda la espalda a través de una resonancia magnética, por lo que fue sometida a varias cirugías para drenar y lavar la columna. Además de varios medicamentos recetados para contrarrestar la bacteria.

Parecía que el tratamiento que la joven llevaba mejoraría su salud, pero no. Ella tuvo que pasar sus 15 años internada en un hospital, pero además, y quizás lo más fuerte, tuvo un aborto espontáneo y perdió el bebé que esperaba.

En la actualidad, la joven no pierde las esperanzas de volver a caminar.