La participación femenina en estas elecciones 2018 es uno de los puntos que más ha preocupado a las organizaciones y colectivos que promueven la equidad de género y la defensa de los derechos de la mujer.

Precisamente uno de ellos es la participación en la vida política del país, lo cual se ve reflejado no solo en la posibilidad de emitir su voto, sino también en su participación activa como parte de una lista ya sea de un partido o movimiento político.

Lamentablemente en estas elecciones, son muy pocas las mujeres que fueron convocadas para conformar alguna plancha regional o municipal. Y de las pocas postulantes solo cinco fueron elegidas alcaldesas, cinco de más de 60 distritos. Con ello se confirma la tendencia al estancamiento de la incursión de la mujer en política, lo cual se viene dando en toda América Latina, pues mientras en la participación laboral se habla de un 44 %, en lo que al tema político se refiere el porcentaje no llega ni a 30 %. Y aunque para algunas especialistas y miembros de colectivos por la equidad de género en esta campaña electoral ha habido un mejor panorama en comparación con las elecciones pasadas, este sigue siendo bastante sombrío para las aspiraciones de que la mujer cada vez vaya asumiendo un rol más protagónico en la vida política. De ahí la necesidad de que se den algunos cambios a nivel normativo, puesto que si la cuota de género de 30 % -que es lo mínimo a nivel de América Latina- no está funcionando, tal vez el 50 y 50 % podría ser una opción más adecuada para mejorar las estadísticas.

Ello también dependerá de la performance y el desempeño de nuestras actuales autoridades mujeres, quienes deberán poner toda su capacidad al servicio de la comunidad a la que representan y de esta manera demostrar que las mujeres pueden no solo ocupar cargos importantes, sino también hacer una buena gestión.

Karina Miranda

Karina Miranda