El caso de la niña limeña que contrajo la ameba ‘comecerebros’ en Lima, ha desatado el temor de muchos padres de familia, quienes ahora están evitando llevar a sus niños a centros de diversión y piscinas no aptas para el público. Sin embargo, hay otros que han pasado por alto todas las advertencias y que incluso por redes sociales han sido capaces de minimizar los efectos señalando que es solo parte de una campaña periodística para desacreditar o publicitar algunos espacios de sano esparcimiento. Es por ello necesario, rechazar estas versiones que solo se mofan de una realidad que podría atacar a cualquier piurano o incluso a nuestros seres queridos.

El caso del adolescente sullanero, quien residía en Paita, y que murió hace tres meses a consecuencia de esta ‘ameba asesina’ lo confirma. Por lo tanto, las versiones de la familia de la víctima afirman que el menor contrajo la bacteria en una piscina de Paita, y en Lima su diagnóstico, aunque tarde, fue que había sido afectado por esta ameba.

Pero no solo debemos cuidarnos de acudir a piscinas no aptas, o la Represa de los Ejidos, debemos también tener cuidado con aquellas playas que se encuentran altamente contaminadas, porque si bien es cierto el agua salada impide el desarrollo de la bacteria, lo que le favorece es el alto grado de contaminación que le permite incubar por lo menos un tiempo corto.

Así es que será necesario tomar todas las medidas de precaución, y las autoridades de Salud elevar los controles sanitarios, de tal forma que se pueda detectar a tiempo y comunicar a la población dónde no debemos bañarnos.

Karina Miranda

Karina Miranda