Con el inicio de la nueva gestión regional los piuranos pusieron sus esperanzas en las promesas del gobernador Servando García Correa, quien durante su campaña proselitista prometió que llegaría con gente nueva, no ‘reciclada’ y dispuesto a impulsar las obras que tanto esperan los piuranos, sin que ello conlleve pagar favores políticos. Sin embargo, parece que los ofrecimientos solo quedaron para las cámaras.

Ya han pasado siete meses de su gestión y hasta el momento no impulsa las obras que tanto espera la región, pese a que han contratado a un ‘batallón’ de 500 locadores de servicios. ¿Para qué?, es lo que muchos se preguntan, pues, hasta ahora no se ven resultados, y más bien ello está generando un gasto de aproximadamente 12 millones de soles.

La Contraloría General de la República ya habría requerido la información del caso al GORE, así que esperamos conocer qué explicación dará el gobernador regional porque no es posible que sigan llenando las oficinas públicas de más personal, de más burocracia, sin que tengan resultados concretos.

No es posible que el gerente general, Jesús Torres, haya señalado que hasta el 2018 había 474 locadores, mientras que la nueva gestión ha contratado 464 personas, es decir 10 personas menos. Aquí no se trata de una competencia, de quién contrata más o menos gente sino porqué los contratan. Además vale recordar que las entidades públicas no son agencias de empleo de ninguna autoridad de turno para disponer a su antojo de las oficinas y derrochar el dinero en contrataciones que no tendrían ninguna productividad.

Karina Miranda

Karina Miranda