Ya lo había advertido el exministro del Interior, Carlos Basombrío en agosto del 2017, Pedro Castillo, quien revolucionó al magisterio y mantuvo la huelga más de 40 días, tendría nexos con el terrorismo. Ayer un diario de alcance nacional sacó a la luz un documento que deja sin piso la defensa del dirigente, a quien el Movadef, brazo político de Sendero Luminoso, estaría financiando la huelga y emitiendo directivas como el documento presentado, que buscarían desestabilizar el orden público.

Según los especialistas estas directivas no son otras que las ya previstas por Abimael Guzmán en el 2008 con su llamado Plan de Construcción del Partido.

“Afortunadamente en Piura, la huelga no ha sido acatada ni siquiera en un 20%, con lo cual se prueba que la ideología revolucionaria y terrorista de estos grupos aún no ha llegado a esta zona del país…”

Evidentemente los grupos más destructivos del país y que durante años nos mantuvieron sumergidos en la etapa más oscura de atentados y violencia, buscan tomar el control de uno de los gremios más numerosos en el país, pero sobre todo un sector clave para la creación de conciencia en los más jóvenes.

Afortunadamente en Piura la huelga no ha sido acatada ni siquiera en un 20 %, con lo cual se prueba que la ideología revolucionaria y terrorista de estos grupos aún no ha llegado a esta zona del país; sin embargo, es momento de eliminar el problema de raiz y mucho dependerá de las acciones y posturas que de ahora en adelante tome el Gobierno.

Se entiende el malestar por los bajos sueldos que perciben los maestros, incluso podría entenderse sus reclamos en las calles con la menor afectación posible a los alumnos, pero no puede aceptarse que esto sea solo el pretexto para que Sendero vuelva a sembrar terror en nuestra gente, como pretende hacerlo utilizando a los docentes.

Karina Miranda

Karina Miranda