¡Realidad alarmante! En el Perú,tres de cada diez mujeres entre 15 y 49 años se unieron con sus parejas cuando tenían menos de 18 años. Es decir, empezaron a convivir con ellas cuando aún eran adolescentes. Peor aun, el 10% eran menores de 15 años. Actualmente, hay más de 50 mil adolescentes de 12 a 17 años que están unidas con un hombre mayor.

Estos son algunos resultados que revela el estudio “Las adolescentes peruanas en matrimonio o unión: tradiciones, desafíos y recomendaciones”, elaborado por Plan Internacional y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA Perú) .

El informe analiza datos del censo del 2017 y entrevistas realizadas a adolescentes de los niveles de pobreza y extrema pobreza de Piura, Loreto, Cusco y Lima unidas con hombres mayores de edad.

Las uniones tempranas forzadas hacen referencia al inicio de una vida en pareja que es más problemática para las adolescentes, porque afecta derechos como el de la salud, al haber un riesgo de mortalidad materna, y el del acceso a la educación, ya que la mayoría no concluye la secundaria.

“La unión temprana en el Perú sigue siendo un problema que se da en un contexto de violencia y exclusión. Pese a que relativamente está bajando, en comparación con hace 40 años, es una situación que ya no deberíamos tener”, explica Walter Mendoza, analista en temas de población de la UNFPA.

¿Cuándo ocurre?

El estudio identificó dos momentos en todos los casos de unión temprana forzada. El primero es cuando la pareja toma la decisión de unirse, frecuentemente asociada a un embarazo; y el segundo es cuando el pretendiente conversa –solo o acompañado por sus familiares– con los parientes de la adolescente para llegar a acuerdos o informar sobre la unión.

Modalidad en Piura

En Piura, por ejemplo, se ha ritualizado la figura del ‘robo’. Esto sucede cuando la pareja huye de mutuo acuerdo y pasa junta una o dos noches. Cuando los padres de la menor se enteran, se da una especie de negociación entre ambas familias que termina en la convivencia o matrimonio de la pareja.

Loreto

La situación es distinta en Loreto, donde el 50% de mujeres de 15 a 19 años se unió cuando era menor de edad. En esta región, la negociación entre padres es rápida y busca un beneficio económico para la familia de la adolescente.

Lima

En los casos de Lima, en cambio, se muestra oposición por parte de la familia de la menor. Se considera que la maternidad no es motivo para unir a la pareja. Las madres suelen acoger a sus hijas embarazadas en casa para que ellas sigan estudiando.

Violencia de género

El estudio afirma que 7 de cada 10 mujeres que se unieron tempranamente son pobres o muy pobres. En estas uniones predomina la violencia de género, donde la violencia física no severa es la que más se presenta (37%), seguida de la violencia emocional 32%,  agresiones físicas severas (17%) y sexual (9%).

Deserción escolar

Los datos confirman que aquellas mujeres que se unieron tempranamente tuvieron menos posibilidades educativas. En primer lugar, el analfabetismo es significativamente mayor entre las mujeres que se unieron a edades más tempranas.