El ministro del Interior, Carlos Morán, anunció la remoción del personal de la comisaría de Andahuaylas, luego de que se criticara la lenta respuesta que tuvieron tras la desaparición de dos menores que fueron violadas y asesinadas por un ex militar.

Morán se reunió con el gobernador regional de Apurímac, Baltazar Lantarón, a quien le informó de esta medida y de la investigación que abrió la Inspectoría General de la Policía Nacional para establecer eventuales responsabilidades.

Ayer, la Defensoría del Pueblo indicó que en este caso a la policía le faltó “inmediatez en la atención de las denuncias, así como [en] la difusión, investigación, búsqueda, ubicación de personas desaparecidas y falta de prioridad para los casos de niñas, tal como lo establece el Decreto Legislativo 1428”.