Prueba balística forense revela que los detenidos serían de alta peligrosidad.

Los dos sicarios detenidos por la Policía por sus vínculos con el crimen del empresario Noé Jiménez Merino (52) y un tercero que actualmente se encuentra en prisión, estarían involucrados también en tres asesinatos ocurridos en Veintiséis de Octubre (2) y Talara Alta. Así se desprende de la prueba científica balística forense (homologación).

La Policía ha establecido que en el asalto y muerte de un vigilante perpetrado el 17 de abril del 2017, en Talara Alta, la bala asesina salió de un arma que fue manipulada por uno de estos tres sicarios: “Muelas”, “Orejas” y “Negro Lázaro”. Agentes de Homcidios de Lima develarán quién es el asesino.

A ello se suman el crimen de José de la Rosa Galán Riveros (38) ocurrido el 28 de febrero del 2019 en el exterior del mercado mayorista Las Capullanas. Se dice que Brayan Stiben Lázaro Chinga (19) alias “Negro Lázaro” fue quien movilizó en una motocicleta al pistolero que dio muerte a Galán.

Bala y muerte

A “Orejas” y “Negro Lázaro” también se les atribuye el atentado contra Guillermo Sosa Macalupu (29) acontecido el 4 de noviembre del 2017, en el asentamiento Luis Paredes Maceda.

De acuerdo a las pericias y diligencias efectuadas por el equipo especializado de Homicidios de Lima, el autor de los disparos sería Benjamín Rosales Véliz (24) alias “Orejas”, mientras que “Negro Lázaro” habría desempeñado el papel de transportador o conductor de la motocicleta utilizada en el ataque.

En el atentado donde perdió la vida Sosa también resultaron heridos de bala Riti Arteta Chávez (28) y Jesús Miguel Saavedra Quinde (27). Saavedra se recuperó de milagro.

Las tres víctimas fueron sorprendidas cuando jugaban casino en la vereda de una vivienda ubicada en el asentamiento Luis Paredes Maceda.