A nuestras instituciones les falta mucho para afrontar la otra ‘pandemia’ por la cual muchas mujeres han perdido la vida

La violencia contra la mujer es una lacra con la cual, pese a las nuevas leyes, nuevas sanciones, etc, aún así el trabajo sigue siendo insuficiente, no solo porque también falta concientizar a muchas familias para que desde su hogar formen hombres y mujeres respetuosos, sino porque lamentablemente algunas autoridades o personas encargadas de hacer cumplir las órdenes legales se muestran indiferentes o simplemente restan importancia a este problema social.

Este fin de semana, un caso que se presentó en Sullana, develó lo mal que algunas instituciones o personas específicas trabajan para afrontar la violencia contra la mujer. Una madre de familia de 50 años fue agredida en su propia casa por el padre de sus hijos, quien se encontraba en estado de ebriedad, pero que además no podía acercarse a la víctima, pues tenía orden de restricción. Haciendo caso omiso a las normas, llegó y la golpeó, pero no solo eso, sino que también agredió a un policía quien acudió en auxilio de la mujer.

El hecho, que por si mismo es censurable, fue practicamente minimizado por la Fiscalía, y decidieron dejar libre al sujeto y a la hija del agresor, quien también golpeó a un agente. Estos hechos lamentablemente, solo develan la permisividad con la que trabajan algunos encargados de administrar justicia y propician el incremento de cifras de mujeres maltratadas y hasta asesinadas.

Karina Miranda

Karina Miranda