Juan José Díaz, el nuevo alcalde de Piura y quien el 1 de enero asumió sus funciones de manera oficial, ha mostrado una actitud de guerra contra las mafias, asegurando que tratará de acabar con los cobros indebidos y licitaciones fraudulentas que beneficien a algunas empresas.

Aplaudimos desde ya la intención de limpiar de cualquier punto de corrupción la comuna piurana; sin embargo, es claro que esta difícil tarea no será posible sin la ayuda de su equipo de confianza y también del personal nombrado que trabaja en las distintas áreas de la comuna, y sobre todo de las que se encuentran con cuestionamientos.

Es por ello, que esperamos que el actual alcalde haya seleccionado con total rigurosidad al personal que estará a cargo de cada una de las oficinas, pues si hubiera algún error en esta primera fase de su gestión, difícilmente podrá hacerle frente a los cuestionamientos, ya que se necesita gente de total honestidad y profesionalismo, que tenga los mismos objetivos que quien administrará el destino de la provincia.

Por otro lado, la tarea no está solo en las manos del personal de confianza, sino también en los nombrados, pues por tener años trabajando en la institución son quienes más conocen las deficiencias e irregularidades que se presentan a diario en la Municipalidad de Piura, incluso saben quienes son las personas involucradas en los malos manejos ediles.

Ojalá y todos caminen en la misma dirección, pues si bien el alcalde es el responsable de que todo marche bien, solo, no podrá contra todas las mafias que día a día pululan por los pasillos municipales y hacen de la suyas con total impunidad.

Karina Miranda

Karina Miranda