Los índices de anemia y desnutrición crónica infantil se han incrementado por la crisis de la pandemia, llegando al 42.3% y el 20.8%, respectivamente, afectando a más de cinco mil niños de entre 0 a 5 años.
Los sectores que tienen un alto índice de anemia y desnutrición crónica infantil por falta de servicios básicos como agua y alcantarillado, son los caseríos de la margen izquierda de Locuto, según manifestó el gerente de

Desarrollo Socioeconómico de la comuna, Juan Echeandía. Por ello, están actualizando el padrón nominal para analizar la situación real en la que se encuentra Tambogrande y se reunirán con los especialistas del Centro Médico Materno Infantil, para programar la sesiones degustativas con las madres a fin de combatir este problema que aqueja al distrito.