Mujer viajaba junto a su esposo en una motocicleta, y montículo de arena en la vía provoca desgracia.

Viaje mortal. Acudir a la misa de recuerdo de su tío le costó la vida a una humilde madre de tres hijos, quien fue violentamente arrollada por el chofer de un tráiler.

El fatal escenario, que dejó un charco de sangre ocurrió a las 5:30 a.m. de ayer en las inmediaciones del kilómetro 973 de la carretera Piura- Chiclayo.

Según versiones de los pobladores, la víctima se trasladaba junto con su esposo en una motocicleta y cuando iban por el caserío San Antonio no se percataron de un montículo de arena y piedras, que fue dejado por el paro de los agricultores.

Es así que el vehículo menor, de placa de rodaje 8433-6P, terminó despistándose y quedó a un lado de la carretera.

MUERTE Y FUGA

Al caer de la unidad móvil, la mujer identificada como Lucila Sernaqué Silva (53), llevó la peor parte ya que fue alcanzada por un pesado tráiler, quien la arrolló y provocó su muerte instantáneamente.

Mientras tanto, su esposo José Marcelo Sullón Huertas, quedó mal herido de las piernas y fue trasladado hasta el Hospital Santa Rosa, pero por las heridas de gravedad fue derivado a la clínica Miraflores.

Del mismo modo, el conductor del pesado tráiler se dio a la fuga con dirección al peaje de Bayóvar. Por tal motivo los deudos solicitaron las videocámaras para identificarlo y que den con su captura.

LLANTO FAMILIAR

Hasta el lugar de los hechos se hizo presente uno de los deudos, María Ramos Chiroque, quien narró que la ahora occisa participó de la misa, de fallecimiento, de su tío Genaro Silva Fernández.

Asimismo, estuvo alojada en su vivienda ubicada en el caserío Nuevo Sinchao y en horas de la madrugada partió, con el padre de sus hijos, a su inmueble ubicado en la manzana F lote 21 del asentamiento Jesús de Nazaret, Veintiséis de Octubre.

“Porque no esperaste para que tomes mi desayuno. Te has venido para que te pase esto”, narró entre llanto la tía de la víctima.

DEDICADOS AL TRABAJO

Se conoció que los accidentados son comerciantes del mercado de Piura y se dedican a la venta de ropa. Con este negocio le han brindado estudios a sus tres hijos, uno de ellos ahora policía.