La presencia de un bulto en la axila, el cuello o ingle, que no causa dolor, puede ser un signo de alerta sobre la presencia de un linfoma, un tipo de cáncer que de no ser detectado a tiempo puede tener consecuencias fatales.

“Esta enfermedad viene acompañada de otras señales como fiebre, sudoración nocturna, pérdida de peso, cansancio y/o picazón en la piel. Es por ello, que las personas deben estar atentas a cualquiera de estas alteraciones a fin de acudir al médico especialista de forma inmediata”, señaló el doctor. Mauricio León Rivera.

De acuerdo con el especialista, el linfoma es un tipo de cáncer que se desarrolla cuando se produce un error en la producción de los linfocitos, células blancas de la sangre que ayudan a luchar contra las infecciones.

bulto en la axila que me molesta. ¿Me preocupo? - Noticias

¿Tiene un bulto en la axila? Atención. Aquí las especificaciones.

“Existen dos tipos de linfoma, el Hodgkin y No Hodgkin, el primero se caracteriza por la presencia de un tipo de células llamadas Reed-Sternberg; el segundo, incluye un grupo heterogéneo de cánceres del sistema inmunitario, que se caracteriza por su crecimiento rápido”, agregó.

Dos mil casos cada año de bulto en la axila y más

En el Perú, cada año se diagnostican alrededor de 2 mil casos nuevos de linfoma y en Lima Metropolitana la tasa de incidencia de linfoma No Hodgkin es de 10 casos por 100 mil habitantes sanos, representando el 5 % del total de las neoplasias malignas.

El tratamiento básico para esta patología es la quimioterapia y/o la radioterapia, y en los últimos años también la imnunoterapia con anticuerpos monoclonales, que han permitido mejorar las tasas de supervivencia sin que la enfermedad progrese.

León advirtió que, de no tratarse de forma oportuna, algunos tipos de linfoma podrían generar consecuencias fatales en corto tiempo, por lo tanto, es importante detectarlo en estadio temprano, con el objetivo de incrementar las posibilidades de curación.