Se comenzaron a ejecutar con bombos y platillos, asegurando que la población de la zona andina ya no tendría que pasar las peripecias que significa venir de tan lejos para atenderse de alguna complicada enfermedad.

Nos referimos a los llamados hospitales estratégicos de Ayabaca, Huancabamba y Huarmaca, en la zona andina, y el de Los Algarrobos; los cuales transcurrido casi más de dos años en que esta gestión los comenzó a ejecutar-fueron licitados por la anterior gestión regional- ahora simplemente las empresas ejecutoras han abandonado su construcción, con avances que dejan mucho que desear de los encargados de la supervisión.

Solo el hospital de Huancabamba tiene un avance de 54%, los otros tres no pasan del 40%.

La pregunta que surge es ¿por qué los funcionarios a cargo no han advertido de lo que se venía?. Ahora, cuando la población ha empezado a denunciar el abandono de los trabajos, recién la gerencia de Infraestructura comunica la resolución total del contrato.

Al respecto, bien hace en exigir el consejero Llanos, que se retire a los funcionarios responsables, pues es evidente que no habido una buena supervisión y, como bien lo dice el consejero “los funcionarios han estado engañando con cifras y han sorprendido a la alta dirección”.

Por tanto, el gobernador debe retirarles la confianza, pero no sólo eso, sino que la Contraloría de la República también debe entrar a tallar para que se sancione con todo el peso de la ley a estos malos funcionarios, que no solo han demostrado incapacidad, sino que se han burlado de la población que con tanta esperanza esperaba la construcción de estos hospitales.

Los pobladores, en especial los más vulnerables, no pueden seguir pagando por una gestión regional que cada día da muestras de su incompetencia e incapacidad para gobernar.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:


Karina Miranda

Karina Miranda