El Complejo de Mercados de Piura sigue siendo una bomba de tiempo donde reina no solo el caos, sino la inseguridad y la insalubridad. Si bien durante los tres últimos meses del año pasado se intentó poner orden con la contratación de 600 fiscalizadores a cargo de la Municipalidad Provincial de Piura, ahora lo poco que se ha podido avanzar para frenar ese caos podría volver a cero, pues de los 600 fiscalizadores, la mitad de ellos se irá. De igual forma, el caos volverá al centro de la ciudad, donde también se venía controlando en algo el comercio ambulatorio.

Y, es que a pesar de ser un problema que data de años, hasta ahora ninguna gestión edil ha podido plantear un proyecto integral para acabar con el gran dolor de cabeza que significa el principal centro de abastos. Solo medidas paliativas, pero que a la larga no son de mucho apoyo. El Complejo de Mercados es una agenda pendiente donde no solo está involucrada la Municipalidad, sin también el sector salud, ya que la insalubridad es preocupante.

Y, en ese sentido, y con una pandemia acechándonos hasta ahora, resulta bastante peligroso el ambiente de contaminación reinante en el mercado, más aún en esta temporada donde existe el peligro de enfermedades como el cólera, y otras infecciosas. El Complejo de Mercados tiene todas las condiciones para activar esas enfermedades que pueden resultar letales.

Por tanto, el Complejo de Mercados es un problema que requiere de una atención prioritaria y urgente, no podemos continuar con medidas paliativas, y solo acordarnos que debemos poner orden en fechas festivas donde hay alta concentración de personas.

Karina Miranda

Karina Miranda