El Ministro de Turismo y Vida Silvestre de Kenia propuso el año pasado frenar el grave problema de caza furtiva del país, sancionándolo con la pena de muerte a los cazadores furtivos de animales en peligro de extinción.

Esta propuesta tuvo diferentes reacciones ante la erradicación de los cazadores furtivos, ya que varios grupos de derechos humanos se manifestaron en contra de la pena de muerte, según informa The Inquisitr.

News 360, un periódico en línea de Sudáfrica, informó que ninguno de los miles de comentarios en redes sociales que va en contra de su propuesta parece haber cambiado la opinión del ministro . De hecho, se cree que los legisladores kenianos están ahora en el proceso de acelerar la ley de pena de muerte.

El grupo de defensa Save the Rhino recopila datos sobre la caza furtiva de animales en Kenia. En un período de dos años, de 2016 a 2017, el grupo de defensa afirma que al menos 23 rinocerontes y 156 elefantesfueron muertos a manos de cazadores furtivos en un solo país.

Fuente: La República