El número de fallecidos por COVID-19 subió a doce, entre ellos una niña de dos años, y los infectados ya suman 136 a la fecha en nuestra región; sin embargo, pese a estas preocupantes cifras y las alarmantes proyecciones dadas por la exministra de Salud, Pilar Mazetti, quien nos ha advertido de la cruda realidad de lo que se avecina en los próximos días; los irresponsables, aquellos que parecieran tener un desprecio por la vida siguen saliendo a las calles, sin importarles absolutamente nada.

Y es que estas personas que con su irresponsable actitud demuestran su desprecio por la vida, parecen no entender la magnitud de esta pandemia y la tragedia que se podría venir si siguen haciendo oídos sordos. La única forma de entender es que la enfermedad les llegue y ahí recién correrán a los hospitales exigiendo que los atiendan, a sabiendas que tenemos el peor sistema de salud.

Y ahí, recién se podrán dar cuenta que eso es lo que el presidente trata de evitar con las medidas restrictivas, porque como ya lo han dicho repetidas veces y ahora con mayor crudeza lo ha dicho la exministra de Salud, Pilar Mazetti, los infectados empezarán a morir en sus casas porque simplemente nuestros hospitales no tienen capacidad para atender la avalancha de pacientes.

Y, todo, esto lo podemos evitar siendo disciplinados y responsables, acogiendo la recomendación conocida hasta el cansancio; por eso, señor, señora, joven, por favor quédese en casa, si bien hoy puede salir un integrante por familia, eso rige para casos urgentes y muy necesarios; si no para qué salir a exponerse y poner en riesgo a los demás. Y en esto la Policía y las Fuerzas Armadas tienen que ser muy estrictos en el control.

Karina Miranda

Karina Miranda