Talara no cuenta con un relleno sanitario para el tratamiento y disposición final de las miles de toneladas de basura y residuos que se recogen anualmente en la jurisdicción.

A ello se suma la falta de un adecuado plan por parte de la Municipalidad de Talara, por lo que los vecinos se ven afectados por los botaderos de basura que improvisan los obreros municipales y algunos recicladores.

Recientemente han pegado el grito al cielo los vecinos del centro de la ciudad y comerciantes del mercado La Parada, quienes se ubican a pocos metros del botadero conocido como ‘El Patero’. Los pobladores denuncian que los triciclos de la municipalidad acuden diariamente a descargar la basura en dicho lugar.

Se quejan

“Este foco infeccioso crece cada día más. Es necesario que la Municipalidad traslade la basura a las afueras de la ciudad. Que los técnicos encuentren una salida para erradicar este centro de acopio”, es lo que han manifestado los talareños.

Similar problemática padecen los vecinos del asentamiento José Gálvez, quienes están mortificados por la quema diaria de basura en el botadero ubicado en la parte posterior de dicho sector. La quema de basura todas las noches genera una densa humareda que se propala hasta las viviendas, donde los más perjudicados son los niños y adultos mayores, propensos a sufrir infecciones respiratorias.