Desde hace meses atrás, los concesionarios de rutas, es decir los transportistas formales venían reclamando por la falta de interés por parte de las autoridades para poner coto a la informalidad que afectaba a su economía, ocasionándoles pérdidas millonarias.

Tras un anuncio de paro y un plantón en la Plaza de Armas, ayer tanto Policía como Municipalidad y Dirección de Transportes, salieron a las calles a la caza de los ‘piratas’, pero también de aquellos conductores formales que hacen caso omiso a las normas de tránsito.

Sin embargo, lo importante no es que se hayan iniciado los operativos, sino que exista la decisión de realizarlos permanentemente. No se trata solo de los concesionarios de rutas, sino de todo el desorden que ocasionan los informales en las calles, tanto buses, combis, taxis, mototaxis y hasta motolineales, pues vemos con mucha indignación cómo las calles se han copado con paraderos informales, incluso en el mismo centro de Piura, donde existen decenas a vista y paciencia de la Policía de Tránsito y los propios fiscalizadores.

Esperemos pues, que la comuna consiga frenar un poco la informalidad que año tras año ha ido en aumento, no solo por la falta de un trabajo coordinado, sino también por la falta de personal fiscalizador que haga cumplir las normas.

Asimismo, es importante sensibilizar a los pasajeros, para que apoyen en esta lucha y se acostumbren a usar el transporte formal, no solo por un tema de orden, sino también de seguridad ante cualquier tipo de asalto, robo o accidentes.

Karina Miranda

Karina Miranda