No se puede perder más el tiempo, y ahora que por lo menos tenemos un escudo protector como es la vacuna no se puede perjudicar a cientos de niños que lamentablemente no están en condiciones de seguir escuchando clases virtuales, a que tal vez terminen siendo desertores y en un futuro analfabetos, sin las mismas posibilidades y oportunidades de progreso que otros niños.


El Ministerio de Educación ha dispuesto el reinicio de las clases presenciales a partir del 28 de marzo, lo cual es una buena noticia a pesar de las situación en que actualmente se encuentra la pandemia con índices más altos de contagios. ¿Por qué es una noticia positiva? Porque como ya lo hemos dicho, no todos los niños tienen los recursos para tener una tablet, laptop o celular a través del cual puedan seguir sus clases diarias; o en todo caso a veces lo tienen pero no cuentan con la señal de internet, a estos niños beneficia el retorno; pero no solamente por el nivel educativo que la verdad en el sector público y algunos privados que no están bien implementados había bajado, sino porque los niños y adolescentes necesitan también de esa interacción social que debe haber a esa edad, emocionalmente es un gran aporte para su desarrollo.

Y además, es bueno, porque los colegios por fin abrirán sus puertas y esto generaría más trabajo y demanda de algunos productos y servicios que permitirían aportar positivamente a la reactivación económica. Sin embargo, esta necesidad de que los colegios abran sus puertas debe ir de la mano con la responsabilidad que tienen las autoridades de entregar los colegios en óptimas condiciones así como implementarlos para que cuenten con agua y todos los protocolos sanitarios.

Karina Miranda

Karina Miranda