Ahora que se ha anunciado que desde la última semana de marzo quedará cerrado el ‘Camino Real’, vía que conduce al Medio Piura y que cruza el campus de la Universidad Nacional de Piura (UNP), esperemos que las autoridades hagan todos los esfuerzos para habilitar la vía alterna que será utilizada por los miles de conductores tanto del servicio particular como público.

La administradora de la empresa concesionaria Súper Star, Rosa Bardales, ya dio la voz de alerta al señalar que el peligro ronda en la vía que construyó el Gobierno Regional, cerca de la margen del río Piura, ya que no solo carece de señalización sino sobre todo de iluminación y de rompemuelles, necesarios para garantizar la transitabilidad y evitar accidentes con víctimas mortales.

Si bien la UNP ha hecho valer su derecho del cierre del ‘Camino Real’ al alegar que delincuentes ingresaban a la zona y que las estudiantes eran asaltadas también es prioritario y necesario que la vía alterna quede en mejores condiciones y se atiendan las necesidades que la población reclama en aras de garantizar su seguridad.

En su momento, el exdirector regional de Transportes señaló que el cierre del ‘Camino Real’ estaría supeditado a las condiciones de seguridad de la vía alterna, así que esperamos que esa premisa se cumpla y no solo se garantice la seguridad de los 25 mil estudiantes de la UNP.

En su momento y con justa razón la población del Medio Piura levantó su voz de protesta por este tema, así que no demos pie a que nuevamente se generen

Karina Miranda

Karina Miranda