Mientras las personas que padecen alguna dolencia o están requiriendo de urgencia ser intervenidos quirúrgicamente, tienen que pasar por todo un calvario para ser atendidos y, en el peor de los casos morir esperando; la repetida promesa de la ministra de Salud, Zulema Tomás Gonzáles de construir los hospitales de contingencia mientras se construyen los de mediana y alta complejidad, sin duda, es una burla más para esos sufridos pacientes y para todos los piuranos que seguimos desamparados por un Estado que no prioriza el sector Salud.

Y, es que las autoridades del nivel central siguen insensibles ante la grave situación que atraviesan los hospitales Santa Rosa y el de Sullana, los mismos que hace tiempo han colapsado y vienen atendiendo de ‘milagro’ y por las condiciones deplorables en que se encuentran, paradójicamente representan un serio peligro para los pacientes.

La ministra ha indicado que los hospitales de contingencia demorarán dos a tres años su construcción, pero los hospitales Santa Rosa y Sullana, ya no dan para más; eso es lo que parecen no entender las autoridades que siguen de espaldas a la triste realidad hospitalaria de la región.

Los piuranos están cansados de promesas y lo que requieren es medidas urgentes e inmediatas; no olvidemos que las epidemias por el momento nos están dando tregua, pero si seguimos desamparados como hasta ahora, los casos e incluso las muertes por alguna enpidemia se pueden disparar irremediablemente.

Karina Miranda

Karina Miranda