Ayer decíamos en nuestro editorial sobre el sentido de responsabilidad que deben tener nuestros comerciantes, autoridades y la misma población en el funcionamiento de los mercados; y ayer precisamente se publicó el protocolo sanitario que deben seguir los mercados de cada zona para poder abrir sus puertas y atender a la población.

Sin embargo, un tema que simplemente mencionamos, es el de la responsabilidad de las autoridades locales, que en este caso tienen a cargo los mercados, y que no es otra cosa que el liderazgo. Hemos visto con admiración por ejemplo, el caso del Mercado de Tacna, donde arrojó 0 comerciantes infectados.

En este establecimiento, el alcalde desde que empezó la pandemia, o sea no esperó a que el presidente de la República se pronunciara sobre el alto número de contagios en los centros de abastos; sino que con un sentido común bastante desarrollado, trabajó de la mano con los comerciantes, y propuso una forma de laborar protegiendo su vida y la de los tacneños que llegaban a proveerse de productos de primera necesidad. Cada puesto tenía su propio lavamanos con jabón y desinfectante.

Estaban separados por plásticos de tal forma que no hubiera mucho contacto con los clientes, hacían cumplir el uso de la mascarilla, la distancia social, entre otras medidas. Este es un ejemplo de cómo las autoridades deben enfrentar la época de crisis, lamentablemente en nuestra región durante un mes carecimos de liderazgo, y ahora cuando tenemos cerca de 1000 comerciantes infectados, recién quieren implementar medidas sanitarias.

Karina Miranda

Karina Miranda