La delincuencia es un lastre que no solo ha invadido nuestra región, está en Piura, en Trujillo, Lima, y en toda la región; sin embargo tener un sinnúmero de hampones en las calles, bandas criminales y organizadas, sicarios vendiéndose hasta por mil soles para quitarle la vida a alguien, y a todo esto añadirle la falta de recursos, logística y personal para resolver los casos que se presentan es un panorama poco alentador para salir del problema que crece día con día.

Hasta la fecha son 50 crímenes los que se han ejecutado en nuestra región, de los cuales solo en 6 casos la Policía ha logrado capturar a los asesinos materiales, sin embargo en los 44 restantes, los responsables de tan cuestionables actos, siguen libres y dispuestos a seguir derramando sangre para cobrar venganza o ajustar cuentas.

Esa es la realidad con la cual debemos convivir y la cual deben soportar los deudos de las víctimas, pues son quienes han sido perjudicados directamente por esta barbarie asesina que se ha desatado en el país.

La pregunta es, ¿qué hará la Policía, el Poder Judicial y el Ministerio Público para darle solución al problema?, ¿Qué hará el Gobierno, para poner freno a tanta delincuencia? Necesitamos no solo policías, se necesitan vehículos, equipos y toda la tecnología necesaria para que cada región pueda investigar y no dejar dilatar el tiempo enviando hasta Lima evidencias que después son devueltas con los resultados tras meses o semanas de espera.

Se necesitan políticas y estrategias coordinadas, no solo a nivel de las tres instituciones involucradas directamente con el problema delincuencial, sino también de los demás entes públicos y del empresarial, incluso de la ciudadanía y sobre todo de ellos.

Karina Miranda

Karina Miranda