La inoperancia e incapacidad conque actúan muchas instituciones del Estado es realmente indignante, más aún cuando producto de ello se afecta a personas de la tercera edad que dieron muchos años de su vida aportando al país con su trabajo y cuando piensan pasar sus últimos años con una pensión digna, lo único que encuentran es indiferencia y maltrato como viene sucediendo con la Oficina de Normalización Previsional (ONP) que por años viene haciendo padecer un via crucis a miles de jubilados.

Resulta inaudito que de 2,300 casos con sentencia favorable para que se dé cumplimiento al pago de pensión a los jubilados, la ONP se resista a cumplir con el mandato judicial, dilatando el proceso y con ello alargando la posibilidad de que estas personas puedan recibir una pensión y llevar una vida digna sus últimos días.

Pero lo más indignante es que en ese trajinar, muchos jubilados han muerto, como señala la jueza del Tercer Juzgado Laboral Transitorio que el 40% de los que llevan más de cuatro años en ese via crucis, han fallecido, ante la indolencia e inoperancia de una entidad del Estado que se resiste a ejecutar lo dispuesto por la ley.

De ahí que se espera que ante el ultimátum dado por el presidente Martín Vizcarra en su mensaje presidencial, la ONP actué con celeridad, y sobre todo con justicia, y acabe con el martirio de miles de jubilados, la mayoría ancianos mayores de 80 años que no merecen el abuso y maltrato que por años vienen padeciendo.

Karina Miranda

Karina Miranda