La pandemia del COVID-19, no solo ha develado todas las deficiencias en el sector salud, sino que también ha puesto a los piuranos en una situación bastante difícil con respecto a contar con los servicios médicos. Y es que hoy en día, pareciera que el único mal que existe es el coronavirus, olvidándose de todas las demás enfermedades o dolencias que puede padecer una persona.

Postas y hospitales están abocados a la atención del COVID y no te atienden sino se trata de una emergencia, con lo cual a los piuranos solo les queda recurrir a los consultorios particulares, los cuales tampoco atienden en un 100 por ciento, y los que están abiertos, en algunos casos lo hacen a costos realmente exagerados.

Ni siquiera las clínicas tienen atención inmediata, te programan hasta dentro de 10 a 15 días. Es decir, que hoy en día, si estás enfermo y no es covid, estas confinado a aguantar el dolor, pedirle a tu cuerpo que resista o exagerando un poco, esperar la muerte en la comodidad de tu domicilio.

Y es lamentable, por ejemplo, que algunos médicos no quieran exponer su integridad atendiendo en sus consultorios, pero sí lo hacen con las atenciones domiciliarias para lo cual debes pagar hasta el doble de la consulta normal.

Sería importante que el sector Salud, en este caso el Minsa, tenga en cuenta este problema, y destine personal, por lo menos en algunos establecimientos de salud, para la atención de consultas externas como medicina general, ginecología, u otras áreas que son las más demandadas.

Hay que tener en cuenta a ese otro gran bolsón de pacientes que presentan otras enfermedades y que no cuentan con los recursos para pagar consultas particulares o visitas médicas a domicilio, pues de lo contrario a esta gente no la afectará el covid, pero si sus enfermedades crónicas o dolencias de otro tipo. No podemos enfocar todos los esfuerzos en el covid y descuidar a los demás.

Karina Miranda

Karina Miranda