Hay un conocido refrán que dice ‘Hecha la ley, hecha la trampa’, y esto aplicaría como anillo al dedo al Decreto Supremo 261, que pretende perjudicar los ingresos de los trabajadores estatales, incluyendo la denominación de beneficio extraordinario transitorio no pensionable, con la finalidad de que el empleado no perciba el ‘recorte’, sin embargo en sus beneficios como CTS y AFP se está haciendo un tremendo forado, que pone en riesgo el futuro de la masa trabajadora.

“…la diferencia es parte de un ‘beneficio transitorio’ que no cuenta para deducir el porcentaje de aporte a la AFP y al CTS, es decir no es pensionable”.

El 10 de agosto de este año, el diario oficial El Peruano publicó esta nueva norma donde se aprueba el ‘Monto Único’, consolidado de la remuneración del personal administrativo del Decreto Legislativo Nº 276 de la Ley de Bases de la Carrera Administrativa y de Remuneraciones del Sector Público.

Este decreto no hace otra cosa que ‘recortar’ el sueldo, puesto que si antes un técnico ganaba 1500 soles, ahora seguirá recibiendo la misma cantidad, pero en su boleta quedará especificado que un aproximado de mil soles corresponde a su sueldo, la diferencia es parte de un ‘beneficio transitorio’, y lo que es peor no cuenta para deducir el porcentaje de aporte a la AFP y al CTS, es decir no es pensionable.

Otro riesgo que se corre, es que se está especificando que este beneficio es transitorio, con lo cual quedaría en el aire la pregunta de que si el Gobierno puede también retirar este beneficio en cualquier momento.

La norma ha caido como un balde de agua fría a los más de 40 mil trabajadores públicos de la región y es una amenaza para la jubilación de todos ellos, pues evidentemente los aportes de pensión y de Compensación por Tiempo de Trabajo se caerán al fondo del abismo dejando una muy mala proyección económica para su futuro.

Karina Miranda

Karina Miranda