Tras el caso de acoso denunciado en el Gobierno Regional, donde una abogada acusó al Gerente General de haberla acosado y hostigado laboralmente, otros casos han comenzado a salir a la luz.

El coordinador regional del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Carlos Arcaya reveló que a la fecha se han reportado 10 casos de acoso en instituciones públicas.

Es decir, 10 trabajadoras estatales han denunciado haber sido objeto de insinuaciones por parte de sus jefes o compañeros de trabajo, esto realmente es preocupante, pues solo hablamos de las personas que se atrevieron a delatarlos; sin embargo, es muy probable que hallan muchos casos más tras las paredes de cada una de las oficinas de las instituciones públicas y privadas.

Y no hablamos solo de acoso o de hostigamiento a mujeres, también hay tres casos más donde fueron hombres las víctimas.

Esto realmente es preocupante, y generalmente se da de los jefes hacia sus subalternos, pues el poder jerárquico que tienen en las empresas o entidades del Estado, hacen uso de sus cargo para chantajear, amedrentar o tratar de comprar la honra de sus empleados o empleadas prometiéndoles mantenerlos en el puesto, o de lo contrario despedirlos si no acceden a sus proposiciones.

Es importante por ello, no acceder a este tipo de chantajes y delatar a sus acosadores, pero además se debería hacer un seguimiento acerca de las directivas o el protocolo que tiene cada institución para este tipo de hechos que resquebrajan la armonía laboral. Saber si se han adecuado las normas internas a la realidad que hoy tenemos y a las nuevas leyes que se han aprobado, y por supuesto al primer indicio tomar cartas en el asunto, sancionar y denunciar el hecho si fuera el caso.

Karina Miranda

Karina Miranda