La situación de los comerciantes del Mercado Modelo no es nada cómoda, sobre todo por el riesgo en el que se encuentran ellos, los clientes y los comerciantes de otros mercados, pues sabemos que cuando se producen siniestros como el ya ocurrido en este mercado otros podrían salir afectados, si es que la ayuda no llega a tiempo.

Estamos a escasas semanas o días de que llegue el mes de diciembre, que es el más movido comercialmente hablando, por lo cual haya o no haya dinero, los piuranos se vuelcan a los diversos mercados para hacer sus compras, pues pese a que los precios están altos, siempre estos establecimientos ofrecen sus productos a un mejor costo. Sin embargo, este mercado sigue con serias deficiencias, que ya han sido observadas y que incluso la comuna ha dado prórrogas a los comerciantes para que puedan mejorar la infraestructura y dejar de estar en alto riesgo, pero lamentablemente nada se ha hecho.

Se entiende que la situación económica no es la mejor y que realmente indigna que mientras que a los formales los desalojan estrictamente de las vías públicas (ya que por un incendio se quedaron sin puestos) a los ambulantes no los puedan sacar y muchas veces pasen varios días expendiendo en la calle, pero pese a ello, es urgente dar solución o preveer situaciones que ponen en riesgo la vida de las personas.

Esperamos que tanto Municipio como los comerciantes lleguen a acuerdos fructíferos, pero que sobre todo se salvaguarde la integridad de las personas. Sería muy difícil para los dueños de puestos que tal y como los ediles advirtieron en algún momento, la Fiscalía intervenga y cierre negocios pues su única esperanza para reactivarse es la campaña navideña, pero si no se garantiza la seguridad estarán a sobresaltos y con un pie afuera.

Karina Miranda

Karina Miranda